La dexametasona es el fármaco que está salvando vidas contra el Covid-19 en Reino Unido

Una investigación realizada en el Reino Unido señala que se ha encontrado el primer tratamiento capaz de evitar muertes por Covid-19.

Se trata de la dexametasona, un fármaco de bajo costo que reduce la tasa de mortalidad entre los pacientes muy graves que necesitan respiración asistida y también entre aquellos que necesitan oxígeno.

La buenea noticia, que genera esperanza en la población, llega a seis meses del inicio de la peor pandemia del siglo XXI que ha cobrado casi medio millón de vidas en todo el mundo.

El ensayo clínico Recovery, realizado en Reino Unido entre más de 11.000 pacientes, concluye que la dexametasona puede evitar una de cada ocho muertes entre los pacientes más graves y una vida de cada 25 entre aquellos que reciben oxígeno. El medicamento no ha demostrado beneficios entre pacientes con una enfermedad de covid más leve.

Estos resultados son aún preliminares, pero los responsables del trabajo han dicho que los publicarán pronto en una revista científica debidamente revisada por expertos independientes.

La dexametasona es un fármaco bien conocido —fue descubierto en 1957— y barato. Es un corticosteroide con efectos antiinflamatorios y supresor de la respuesta inmune que se usa contra reacciones alérgicas fuertes y enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide. La Organización Mundial de la Salud lo considera un fármaco esencial para cualquier sistema de salud.

“La dexametasona es la primera droga que mejora la supervivencia en Covid-19”, resalta Peter Horby, investigador de la Universidad de Oxford y uno de los coordinadores del ensayo consultado por el diario El País.

Antoni Trilla, médico del Hospital Clínico de Barcelona y asesor científico del Gobierno, llama a la cautela: “Después de todos los líos habidos con otros fármacos es necesario aplicar una dosis extra de prudencia”. “Estos son datos preliminares, debemos esperar a ver todos los datos debidamente publicados para juzgar”, añade.

Fuente: El País

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *