CIP alerta sobre alto riesgo en distribución de oxígeno medicinal

El Colegio de Ingenieros de Piura alertó que la distribución de oxígeno sin control, originada por la gran demanda de los pacientes afectados por el COVID-19, implica un alto riesgo de accidentes e inclusive muertes ante eventuales explosiones.

El CIP dio la alerta durante la charla “Análisis situacional del oxígeno medicinal en el Perú”, desarrollada por los ingenieros Manuel Villavicencio Chávez y Miguel Morán Gallegos, en el marco de la Semana de la Ingeniería.

El decano del CIP Piura, Manuel Asmat Córdova, expresó que, desde una perspectiva técnica, evalúan la situación generada en torno al oxígeno, con la finalidad de presentar propuestas que aporten en la mejora de la producción y distribución del oxígeno medicinal, cuya demanda se ha incrementado notablemente a consecuencia de la pandemia del nuevo coronavirus.

En su intervención, el ingeniero Miguel Morán explicó que el sistema de distribución del oxígeno, hasta llegar al cliente final, debe estar a cargo de empresas formales, ceñirse a normas ya establecidas, lo que incluye el transporte en vehículos acondicionados para este fin.

Sin embargo, actualmente se está viendo el transporte de los balones en automóviles, mototaxis y otros vehículos sin ningún control por parte de las autoridades, declaró. Esta situación trae consigo el riesgo de accidentes graves, que podrían derivar inclusive en la muerte de los ocupantes del vehículo.

Sin mantenimiento

Otro problema es el de las plantas de oxígeno que no han cumplido con el mantenimiento periódico necesario, pero ante la oportunidad de negocio, están operando para abastecer el mercado.

Un riesgo adicional detectado por los ingenieros es la adulteración de los balones de oxígeno. Morán Gallegos comentó que, ante la necesidad, hay personas inescrupulosas que están utilizando los balones de nitrógeno, adaptándolos para su recarga con oxígeno.

Si los operadores de planta no se percatan de la adulteración al momento del llenado, el balón puede explotar ya que no fue diseñado para ese uso.

Propiedad

De acuerdo a la legislación peruana, todos los balones de oxígeno tienen propietario. Si se obtuvo un balón de manera informal, al momento de acudir a una planta de oxígeno para la recarga, si se reconoce que la propiedad del balón no corresponde a quien lo porta, éste puede ser retenido, explicó el especialista. “Si alguien te presta un balón se debe tener autorización del propietario para poder utilizarlo”, precisó.

Demanda se triplicó

Según estimaciones presentadas durante el conversatorio, la pandemia ha generado que se triplique la demanda de oxígeno medicinal en el país. Este incremento, además de la informalidad en el sistema de distribución, también ha producido una brecha entre la demanda y oferta de los balones.

Si antes de la pandemia una persona con tratamiento en casa requería solo de un balón de oxígeno, ahora, si se trata de un paciente afectado por el COVID-19, puede llegar a requerir un aproximado de tres balones. Para evitar el desabastecimiento de este paciente, se debe tener dos balones en casa junto al paciente y dos en planta, y por tanto requeriría un promedio de 4 balones por persona, sostuvo Morán Gallegos.

Parque insuficiente

En el ámbito nacional existe un parque aproximado de 150 mil cilindros de oxígeno, insuficientes para cubrir la actual demanda. Similar es la situación del transporte: en el Perú hay aproximadamente veinte cisternas para el transporte de oxígeno, cantidad también escasa frente a la necesidad actual. Por eso el sistema de distribución de las empresas ha colapsado, dijo el ingeniero. A este déficit se suma la existencia de un mercado negro de balones robados.

Ante este panorama, Morán Gallegos exhortó a la población a no acaparar balones en casa sin presencia de la enfermedad, pues al haber escasez, se le puede estar quitando posibilidades de vida a otra persona que necesite de oxígeno, pero no pueda acceder a tiempo por la escasez de balones.

Situación de Piura

Con relación a la realidad de la región Piura, el ingeniero Morán detalló que el principal problema está en la distribución, por falta de balones y también de redes para su transporte.

Expuso que las entidades competentes deben tener en cuenta que los isotanques instalados en diversos hospitales son recipientes provisionales para un determinado tiempo. Asimismo, se debe prever las redes de distribución necesarias para que el oxígeno llegue hasta los pacientes.

Urge estudio

El expositor hizo hincapié en que urge un estudio para determinar con exactitud la demanda de oxígeno en el marco de la pandemia. Para ello, debe revisarse el consumo de cada establecimiento de salud desde el inicio del estado de emergencia. Esta información permitirá conocer la oferta y la demanda real de oxígeno y por tanto la brecha por cubrir en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *