Ballenato varado fue rescatado y devuelto al mar en Talara

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, océano, cielo, exterior, agua y naturaleza
Cerca de veinte voluntarios lucharon durante horas para salvar la vida del ballenato

Un ballenato que había varado en la orilla de la playa El Golf, Negritos, Talara, logró volver al agua gracias al esfuerzo de un grupo de pescadores y bañistas, tras tres horas de arduo trabajo para desenterrarla y mantenerla con vida. Miles de personas siguieron el rescate a través de la transmisión en vivo en redes sociales de uno de los testigos.

El mamífero era una cría de ballena jorobada. Este tipo de cetáceos hasta el mar del norte peruano procedentes de la Antártida, desde mediados de julio hasta fines de octubre, para aparearse, reproducirse y tener a sus crías. Durante su estancia es fácil avistarlas incluso desde la orilla, protagonizando espectaculares escenas con sus movimientos y saltos.

Arduo trabajo

La imagen puede contener: una o varias personas, océano, niños, exterior, agua y naturaleza
Momentos del trabajo para devolver al mar a la cría de ballena jorobada varada en la playa de Negritos, Talara

Más de una decena de personas trabajaron durante horas excavando con palas en torno a la ballena debido a que permanecía semi enterrada en la orilla. A la par, fue cubierta con mantas que eran permanentemente humedecidas con agua de mar.

Hoy fue uno de esos días mágicos, donde se reúne gente buena, gente chévere, unidos por un solo objetivo. Desde el señor que la encontró, luego un par de amigos que no pararon hasta sacarla. Fue un día mágico, indescriptible, sentir el momento que se fue, ver y sentir como tomaba fuerzas para poder irse. GRACIAS a todos por poner su granito de arena.

Marcos Merino, rescatista

Al equipo de voluntarios se sumó el veterinario Germán Cabrera, quien explicó que jalar al joven mamífero por la cola, como sugerían los espectadores virtuales, iba a dañarlo. Además, observó que la piel del ballenato presentaba daños debido a su larga exposición fuera del agua.

Vea también:

El profesional llegó hasta el lugar para colaborar con los rescatistas y dar las indicaciones necesarias para que la labor se hiciera de manera adecuada, priorizando la salud del animal. Con sus recomendaciones, con gran esfuerzo, y ayudados por la marea que iba en ascenso, lograron desenterrar y mover a la ballena con la cabeza hacia el mar.

Finalmente, con el apoyo de una retroexcavadora se consiguió complementar la labor humana. La máquina llegó hasta la orilla y abrir el surco hacia el mar que permitió que el ballenato retornara a su hábitat, el océano, en medio de la alegría y satisfacción de sus salvadores.

La imagen puede contener: una o varias personas, océano, cielo, agua, exterior y naturaleza

La felicidad de los rescatistas al ver a la ballena alejarse mar adentro.

Recién nacida

Daniel Cáceres Bartra, especialista en biología marina y líder de SOA Perú, explicó que por el tamaño y sus características, el mamífero salvado era una cría recién nacida, con una alta probabilidad de haber nacido en estas aguas. En esta etapa son dependientes de los cuidados y la alimentación de su madre, pues al igual que los seres humanos, se alimenta con leche materna.

De acuerdo con Cáceres, entre las probabilidades del porqué el ballenato estaba solo, está un posible ataque de orcas (también presente en nuestros mares) que haya acabado con la vida de la madre, o que se hayan visto envueltas en redes de deriva, pues estos implementos de pesca son un riesgo para la vida de los cetáceos. Si esto sucedió la ballena adulta podría haber ayudado a que su cría se libere de las redes.

La imagen puede contener: agua y exterior
La ballena jorobada rescatada sería recién nacida

“Esta cría va a necesitar una madre que la amamante, que la cuide de los depredadores, como las orcas. Lo mejor sería que la madre esté bien y que logren encontrarse, o que otra hembr adulta la adopte, la alimente, la cuide y la acompañe durante un tiempo”, comentó.

El momento en que la cría vuelve al mar, aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *