Más de 50 mil toneladas anuales de pota se lleva la pesca ilegal en el Perú

La pesca ilegal del calamar gigante, comúnmente conocido como pota, alcanza las 50 mil toneladas anuales del recurso y una pérdida de 85 millones de dólares al año, según detalló Alfonso Miranda Eyzaguirre, presidente del Comité de Pesca y Acuicultura de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) , en entrevista con Pirhua.pe.

Miranda lanzó esta semana una alerta por la aparición de una flota de más de 250 embarcaciones pesqueras chinas en el umbral de las 200 millas del Mar de Grau, a la altura de Pisco, y cuya presencia significa una amenaza para nuestros recursos hidrobiológicos.

Dicha flota llega frente a costas peruanas tras haber permanecido cerca a Galápagos (Ecuador) y cuyo periplo abarca también otros países latinoamericanos como Chile y Argentina, siguiendo la ruta del calamar gigante.

El directivo, quien también preside el Comité para el Manejo Sustentable del Calamar Gigante del Pacífico Sur (Calama Sur) explicó que, si bien en teoría la actividad pesquera de estas naves se realiza en aguas internacionales, desde hace varios años hay evidencias de la incursión ilegal dentro del territorio marítimo peruano, así como en el de los países involucrados en la ruta.

Esta extracción ilegal, además de las pérdidas económicas estimadas que impactan principalmente en el sector pesquero artesanal nacional , también ocasiona un impacto ambiental, pues al carecer de control, pone en riesgo el equilibrio del recurso y por tanto del ecosistema marino.

Demandan patrullaje oceánico

Miranda sostuvo que, aunque confía en las acciones de control desplegadas por la Marina de Guerra ante este hecho puntual, urge la implementación en el país de un sistema permanente de vigilancia en nuestra frontera marítima.

“Perú es el único país de la región que no cuenta con patrulleras oceánicas. Creo que es un momento oportuno para recapacitar y dotar a la Marina de Guerra de los recursos modernos que permitan garantizar la seguridad de nuestro mar”, precisó.

Ecuador, Colombia, Venezuela, Chile, Brasil y Argentina son países donde este patrullaje fronterizo ya es una realidad, como soporte para el respeto a la soberanía marítima de estas naciones, dijo el representante de la SNI.

Esta vigilancia es necesaria no sólo para frenar la pesca ilegal, sino también para hacer frente a otras actividades ilícitas como la trata de personas o el tráfico de drogas, enfatizó.

Subsidios y explotación

Miranda Eyzaguirre hizo hincapié en que se debe tener en cuenta que la flota china tiene el respaldo de los subsidios otorgados por su gobierno, desde la construcción de los buques hasta el combustible que utilizan para su desplazamiento por el mundo.

Además, los trabajadores a bordo de estos barcos laboran en condiciones muy precarias, alejadas de las normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Avances

Este dispositivo impide que sea manipulado o desactivado, como sucede con otros equipos, que son apagados para evitar el monitoreo de las actividades pesqueras.
Con el sistema de Produce, en cambio, se puede saber en tiempo real la ubicación y la actividad de la embarcación, y en caso se intente desactivar, emite una alerta inmediata, indicó Miranda.

Pese a las limitaciones existentes, el presidente de Calamasur destacó que, gracias a la incidencia realizada desde su organización, recientemente se logró la aprobación de una norma que obliga a las embarcaciones pesqueras extranjeras que quieran ingresar a puertos peruanos, a instalar un equipo de monitoreo satelital aprobado por el Ministerio de la Producción (Produce).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Compartir
Compartir
Twittear
Compartir
Pin