18.5 C
Piura
lunes, 15 julio 2024
InicioLa hora de Alejandro...

La hora de Alejandro Toledo: ¿de qué se le acusa al expresidente de Perú?

El expresidente Alejandro Toledo ya se encuentra en penal de Barbadillo, ubicado dentro de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) en el distrito de Ate, en Lima, tras ser extraditado desde Estados Unidos. En este penal actualmente están presos los expresidentes Alberto Fujimori y Pedro Castillo.

Toledo Manrique llegó anoche en un helicóptero que aterrizó en la cancha de fútbol del mencionado recinto donde cumplirá 18 meses de prisión preventiva mientras se le investiga por delitos de corrupción.

La mañana del domingo, tras aterrizar en Lima en un vuelo comercial procedente de Los Ángeles, el ex jefe de Estado asistió a la audiencia de control de identidad en la sede de la Corte Superior Nacional

El ex líder de Perú Posible gobernó el Perú entre 2001 y 2006, precisamente tras una ardua jornada de lucha anticorrupción que lideró durante la «Marcha de los Cuatro Suyos» contra el gobierno del sentenciado Alberto Fujimori, con quien ahora compartirá la prisión de la Diroes.

Toledo se entregó el pasado viernes a las autoridades estadounidenses en cumplimiento de lo dictado por una Corte de California, que desestimó su último recurso para evitar su extradición.

Leer también: Asesor de Keiko Fujimori sentenciado por corrupción debe cerca de S/ 2 millones por reparación civil

Investigado por corrupción

Según la tesis fiscal, Toledo solicitó US$ 35 millones a la empresa brasileña Odebrecht a cambio de facilitarle la buena pro para la construcción del referido proyecto. Él siempre lo ha negado.
En ese sentido, el Ministerio Público ha solicitado se le imponga 20 años y seis meses cárcel. El caso se encuentra en la etapa intermedia, es decir, de control de acusación, a cargo del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional liderado por el magistrado Richard Concepción Carhuancho.

Precisamente este magistrado ordenó detención preventiva contra el expresidente desde el 2017.

Sus descargos

En una entrevista con la agencia EFE poco antes de entregarse en Estados Unidos dijo que «nunca» recibió «ni un solo dólar mal habido».
Las investigaciones sobre el presunto enriquecimiento ilícito de Toledo comenzaron en 2015.

Primero fue acusado de lavado de activos por la compra de dos inmuebles a nombre de su suegra, valorados en unos US$4,5 millones, con fondos presuntamente no declarados.

Estas adquisiciones se realizaron, según la fiscalía, a través de una empresa «fantasma» creada en Costa Rica bajo el nombre de Ecoteva.

Poco después fue vinculado con el escándalo internacional de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

En noviembre de 2016, Jorge Barata, exdirector de Odebrecht en Perú, aseguró a la Fiscalía de ese país que la constructora le pagó US$20 millones a Toledo a cambio de la adjudicación de los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica Sur.

El contrato para construir esta vía, que une el sur de Perú con Brasil, se firmó en agosto de 2005.

Barata, sin embargo, habló de un monto superior y dijo que los sobornos ascendían a US$31 millones. Finalmente la fiscalía peruana ubicó el monto en alrededor de US$25 millones.

El dinero habría sido transferido a cuentas offshore del empresario peruano-israelí Josef Maiman, amigo de Toledo en ese entonces y luego colaborador de la fiscalía peruana. Maiman, en declaraciones a los fiscales citadas por medios peruanos, afirmó haber recibido hasta US$35 millones como sobornos para Toledo.

De esta cantidad, cerca de US$4 millones corresponderían a sobornos de Camargo Correa, otra constructora brasileña, para la adjudicación del tramo 4 de la Interoceánica, según Maiman.

La defensa de Toledo ha alegado que Maiman ha incurrido en contradicciones y que es el empresario quien debe probar que los pagos que recibió iban destinados a Toledo.

Los presuntos sobornos fueron parte de un paquete de coimas a mandatarios y funcionarios latinoamericanos que ejecutivos de la constructora reconoció ante las autoridades judiciales estadounidenses. Cifraron los pagos en cerca de US$788 millones.

Ver más: Más de 23 mil millones de soles perdió en país como consecuencia de la corrupción durante el 2019

Por qué se demoró tanto su extradición

Con la llegada de Toledo a Perú culmina un largo proceso de extradición iniciado en 2017.

El expresidente logró con una sucesión de recursos dilatar el proceso durante años.

En sus sucesivos recursos, la defensa de Toledo aseguró que no había seguridad de que se le fuera a juzgar con las debidas garantías en Perú.

El expresidente fue inicialmente encarcelado en un penal de San Diego pero fue liberado por motivos de salud en espera de que se resolviera el proceso.

En su última entrevista, cuando ya se conocía su inminente extradición, Toledo pidió a las autoridades judiciales de su país que en lugar de encarcelarlo se le imponga un arresto domiciliario: «No me maten en la cárcel; déjenme luchar con nuestros argumentos», reclamó.

@pirhua.pe

#Toledo ya está en manos de la justicia peruana

♬ sonido original – Pirhua. pe – Pirhua. pe

Con información de BBC.

Más Populares

Artículos relacionados