El Perú ejecuta menos de la mitad del presupuesto requerido en saneamiento

● Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) indica que el Perú es uno de los países en la región que menos inversión realiza en saneamiento.

Los servicios públicos de América Latina fueron analizados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y los resultados proyectan que el Perú tendría que invertir US $20, 901 millones en esta década (2020 – 2030) para cerrar la brecha en servicios de saneamiento. Pero la baja ejecución presupuestal en ese rubro pone la meta cada vez más lejos.

De acuerdo al informe del BID, para la provisión de un servicio de agua potable seguro, el país tendría que destinar US$ 7,936 millones, y de este monto US$ 5,300 millones se requerirían para construir nueva infraestructura como redes de agua, y el resto se destinaría al mantenimiento y reemplazo de las redes existentes.

En el caso del alcantarillado, se necesitaría una inversión de US $11,943 millones, de los cuales US$ 8, 584 millones se tendrían que destinar a nueva infraestructura y el resto al reemplazo de la actual infraestructura de desagües, o para su mantenimiento.

Por último, para proyectos referidos a plantas de tratamiento de aguas residuales se requeriría de una inversión de US $1,022 millones. De este modo, lograr la cobertura de saneamiento necesaria conlleva a una inversión total de US $20, 901 millones (S/ 84,440 millones).

¿Cómo se ejecuta el presupuesto en el Perú?

De acuerdo a datos del Ministerio de Economía y Finanzas, el presupuesto institucional modificado (PIM) para proyectos de saneamiento en los últimos cuatro años, en promedio por año, fue de S/6,273 millones. En cuanto a los niveles de ejecución del PIM, existe un devengado total de los tres niveles de gobierno en conjunto que apenas llega hasta el 60 % en los últimos cuatro años.